Tomás Alvarez - Periodista y escritor

El poder controla todo

Tomás Alvarez, en la serie de Personajes que el periodista Francisco Martínez Carrión escribe en El Día de León
cargando
Tomás Alvarez, imagen de Ana M Díez

Martínez Carrión

Tiene pinta de senador romano. Quizás se pareciese a Cicerón. Hay que imaginárselo con toga. Todo lo demás lo tiene. Cara redondeada, pelo blanco plateado, elegancia, culto, ilustrado, lector ávido, amante de la naturaleza, voz serena y directa. Un auténtico clásico. Y crítico. Como buen periodista. Tomás Álvarez dirige hoy sus catilinarias personales contra el poder (económico) que lo controla todo. Inconformista, sagaz y analítico observa desde su retiro en La Cepeda una realidad que no le gusta. Y aún lucha por cambiarla. Periodista comprometido tiene una de las biografías más completas del periodismo contemporáneo leonés.

Y envidiada. En su etapa argentina tuvo la suerte de codearse e intimar con algunos de los creadores más relevantes del boom de la literatura iberoamericana. “Tal vez ha sido Argentina el ámbito donde atesoré más “historias”. Piensa que allí tenía la oportunidad de compartir la tortilla con Borges; la paella…y el té con Sábato, o la amistad de Sánchez Albornoz. A los tres los puse como “colaboradores literario” de la Agencia EFE”.

Tomás Álvarez nació en el pueblecito leonés de Villamejil en 1948. Estudió en Madrid Periodismo y Ciencias Políticas. Trabajó desde muy joven en la central de la agencia EFE, donde ocupó diversos puestos en España y en Argentina. Ha desempeñado puestos directivos también en el diario Mediterráneo, Radiotelevisión Valenciana, y ocupado la dirección de comunicación de la Generalitat Valenciana y del Ministerio de Administraciones Públicas. En 2010 se retiró del periodismo activo tras fundar la delegación de la Agencia EFE en León.

Ha publicado diversos libros de ensayo, en materias de Comunicación “Vendedores de Imagen”, Historia “Historia de La Cepeda”, Arte “Tres días para acceder al arte”, Viajes “El Camino de Santiago para paganos y escépticos” y “La Vía de la Plata”. Ha coordinado otros como “La cocina campesina leonesa”, “La Tierra de los amacos”, “El aroma del viento”, “El corazón del Camino” o “El cuento es la noticia”. En el ámbito de la narrativa ha publicado “El búcaro de azucenas”, “El canto del alcaraván” y “Las Delicias del Tuerto”. Sigue trabajando en otras obras En el campo de internet ha sido el fundador de guiarte.com, un portal dedicado a la naturaleza, el arte y los viajes.

Desde su experiencia, ve el Periodismo fatal. “El periodismo está prácticamente muerto. El poder (económico) controla todo. Apenas quedan ciudadanos que piensen sino autómatas que consumen bienes, ideas y servicios. Mills (The power elite) advirtió ya en 1956 que la sociedad se estaba convirtiendo en un mercado que consume, más que un público con ideas y opiniones. La opinión pública es un “producto destilado” de los sistemas de control. La comunicación y la educación “formatean” al individuo, le marcan pautas de comportamiento y le impiden el pensamiento libre… quedan pocos resquicios para recibir la luz”.

Y profundiza en su racionamiento: “No es el avance tecnológico lo que acaba con “lo sagrado” del periodismo. Es el poder. Ocho personas en el planeta poseen tanta riqueza como la mitad más pobre de la población mundial. Quienes tienen el poder económico tienen el poder para “difundir” la verdad que les interese. Poco hueco queda para lo sagrado del periodismo”.

Su último compromiso es la política más cercana, como concejal socialista en el Ayuntamiento de Astorga. “Di ese paso para luchar por lo nuestro, por la cultura, las comunicaciones, la justicia social, el patrimonio… Tratar de elevar la mirada más allá de las murallas e incorporar al entorno. Estamos maltratados por las administraciones y tenemos que trabajar juntos para remediar el abandono al que nos han condenado”. Admirable.

Dentro de Lo nuevo