Tomás Alvarez - Periodista y escritor

Islas Cies: entre dioses y piratas

Un reportaje sobre estas hermosas islas gallegas, realizado por Tomás Alvarez, para guiarte.com
cargando
Islas Cíes

Islas Cíes

Islas Cíes

Islas Cíes

Islas Cíes

Islas Cíes

Las Islas Cíes son las guardianas de la Ría de Vigo, un paraje que merece la pena visitar, sobre todo para quienes tienen un poco de espíritu de Robinson, amor a la naturaleza y capacidad para soñar.

Alguien me contó que en el séptimo día, cuando Dios terminó la creación, se asentó en las Cíes. En la Edad Media llegaron para acompañerle algunos monjes amantes de soledades, pero los piratas -desde los normandos a Francis Drake- la contaminación ambiental y el desastre del Prestige debieron de obligar hace tiempo a la divinidad a marcharse a otro lugar. Aún así, una visita a las islas merece la pena para aquellos que tienen un poco de espíritu de Robinson y capacidad para soñar.

Vigo ya se ha desperezado cuando, a las 10,30, sale desde el puerto el primer barco a las Cíes, cargado de turistas -la mayoría amantes de la naturaleza- dispuestos a buscar un trozo de costa casi virgen, en medio de un territorio, el gallego, donde el cemento ha avanzado hasta la orilla del mar. La propia ciudad de Vigo parece una pústula de hormigón vertical en una costa en la que la geografía fue generosa en belleza.

Las islas integran un diminuto archipiélago anclado en la bocana de la ría, un espacio de poco más de cuatro kilómetros cuadrados, sobre el que se elevan varias cumbres, la mayor de 197 metros de altura. Las Cíes pertenecen al Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia desde 2002.

Islas y playas

Oficialmente son tres las islas: la de Monteagudo, al norte; la del Faro, en medio, y la del sur, San Martiño. Pero en realidad, eso era antes, porque entre las dos más septentrionales se hizo una pasarela de cemento que con los años ha acabado consolidando un espacio arenoso, sobre el que se ubica una famosa playa, la de Rodas, una lagunilla o albufera, y unas dunas.

La famosa playa de Rodas ya se ve desde la lejanía, cuando el barco se acerca al archipiélago. Hace unos años un diario británico, The Guardian, la definió como la más bella del mundo, y con ello reforzó -más bien mitificó- un eslogan que ha contribuido a la promoción del lugar y -sin duda- a beneficiar a la empresa que explota la línea que une Cangas, Vigo y Bayona con este territorio despoblado.

Bueno, un territorio casi despoblado, porque en él sólo hay unos guardianes del Parque y los campistas, que tienen prohibido permanecer allí más de quince días. Aunque esta tierra parece que siempre fue habitada, desde la antigüedad, e incluso hubo por aquí un pequeño monasterio en la Edad Media. La despoblación final llegó en el siglo XX, época de las grandes emigraciones gallegas.

Gentes de todo pelaje han pisado estos espacios, desde los piratas del Norte al famoso Francis Drake; son islas que algunos han identificado con las míticas Casitérides, las Islas del Estaño, citadas por los historiadores de la antigüedad.

Blancos, verdes y azules

Desde el barco, la playa de Rodas, de algo más de un kilómetro de longitud, aparece idílicamente desierta. El sol de la mañana ilumina sus arenas blanquecinas que refulgen en medio de un espacio de verdes y azules. Verdes de la vegetación isleña y azules de mar y cielo.

Luego, poco a poco, el vientre del catamarán va echando sobre el desembarcadero unos cientos de viajeros, que vienen provistos de mochilas, sombrillas y neveras con viandas y bebida fresca. Es verano, y en el lugar apenas hay tres establecimientos en los que comer.

A medida que salen de la embarcación, la mayoría toma la senda que avanza hacia el sur y se va desparramando, bien a lo largo de la playa o en los bosquecillos donde se ubican providenciales mesas de duro granito, en las que el viajero puede dejar sus libros o viandas, para acercarse al agua, tan fresca como cristalina.

Muchos sobrepasan la zona del camping para alcanzar el entorno de la Playa de Nosa Señora, pequeña, pero de aguas clarísimas y arena especialmente blanca. Desde allí se contempla el estrecho que separa la isla del Medio y la más sureña, la de San Martiño, en cuyo centro aparece otra recoleta playa, prácticamente desierta.

Aún hay otra playa en el archipiélago, la de Figueiras, en la isla de Monteagudo, apetecida por nudistas. Y para los andariegos otras alternativas: los paseos por rutas señalizadas, entre las cuales está la que nos lleva, tras dura subida, hasta el Faro. Desde allí, la mirada goza con el paisaje.

Hace ahora unos treinta años paseé por primera vez por las islas. Aún tengo grabadas aquellas sensaciones. La playa de Rodas era menos pendiente y el agua más rica en vida. Pero ahora sigue siendo un estupendo lugar para relajarse y sentir un goce robinsoniano.

Aún es placentero el disfrute de esta naturaleza, de unas islas casi libres del sello del cemento; la contemplación de esos espacios agrestes del frente atlántico, y esos bosquecillos crecidos al abrigo de los vientos en la parte oriental del archipiélago.

Los expertos en fauna verán de cerca cormoranes y gaviotas; éstas apenas se asustan de la cercanía del ser humano. Me puse al lado de una de ellas en mi ultima visita y le acerqué un trozo de empanada? disfrutó de ella. En Galicia las empanadas son excelentes.

Y volver, volver...

También es interesante la fauna marina, y el viajero tiene la posibilidad de practicar la inmersión, tal como le pueden informar en el propio camping.

De las especies vegetales se dice que hay al menos 250, entre ellas abundantes pinos y bosquecillos de acacias, introducidas a mediados del siglo pasado, además de arbustillos diversos y hasta la "hierba de namorar", antaño propicia para adquirir novia/o.

Además de belleza, el espacio tiene también un interés educativo. El viajero, aprende que no ha de hollar con sus pisadas las dunas, para salvaguardar la calidad del ecosistema, ni debe arrojar desperdicios. En la propia ventanilla de venta de billetes, se le da a cada pasajero una bolsa para que se traiga a tierra firme la basura, tras la visita al paraje protegido.

Aunque deterioradas por la propia degradación de la ría, merece la pena esforzarse por conservar estas bellas islas de Galicia.

Reportaje sobre las Islas Cíes, en guiarte.com

Dentro de Lo nuevo